Volver a la portada
   
 
AVISO Usted navega por una versión antigua del web. Click para acceder a elojocritico.net
   
Navegación:   Portada arrow Literatura arrow Reseñas arrow João Paulo Cuenca: El único final feliz para una historia de amor es un accidente
João Paulo Cuenca: El único final feliz para una historia de amor es un accidente
  • Currently 2.9/5 Stars.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Media: 2.9/5 (2521 votos totales)
Versión para imprimir y conversión a PDF
lunes, 09 de julio de 2012
Por PEDRO GALIANO
Añadir comentarioComentar Texto:
SIEMPRE HE desconfiado de las novelas con títulos largos por encontrarlos rebuscados y pretenciosos, como un ejercicio de mercadotecnia de quien es incapaz de condensar las buenas esencias en frascos pequeños. Con este talante prejuicioso empecé “El único final feliz…” sin dejar de consultar el texto de la contracubierta para intentar no perderme con el desconcertante y surrealista inicio de la narración, donde Yoshiko, una muñeca hiperrealista (una “love doll” diseñada al milímetro), nos introduce en la perversa atmósfera que domina el libro.

foto
Autor: João Paulo Cuenca
Título: El único final feliz para una historia de amor es un accidente
Traducción: Martín Caamaño
Editorial:
Lengua de Trapo
150 páginas, 17.50 euros
Ambientada en una fría y hostil Tokio, la novela comienza con el relato de un accidente (una especie de “flashback”) que será retomado al final de la misma para completar una estructura circular en la que la historia va cobrando sentido gracias a la habilidad con que el autor nos desvela sus entresijos. De esta forma, lo que parece un texto artificioso con estética de videoclip, adquiere una entidad propia de una obra consistente y, a mi entender, bastante ambiciosa. Tokio, epítome de la contemporaneidad, se convierte en un personaje más donde millones de sujetos anónimos deambulan como autómatas con las luces de neón reflejadas en sus rostros y abducidos por la tecnología. Una megalópolis impersonal parecida a las que se suelen dibujar en las distopías futuristas donde Shunsuke Okuda, un ejecutivo enamorado de una “gaijin” (término con connotaciones xenófobas y racistas que describe a los extranjeros) de nombre Iuliana Romiszowska y poseedora de un atractivo vulgar y exótico para un nipón, es espiado en todos sus movimientos por su pérfido y castrador padre. Atsuo Okuda, reputado poeta “tanka”, parece no tener otra misión en la vida que destrozar la de su vástago, a quien se refiere como su “estorbo”. Para ello juega a ser un dios omnisciente montando una sofisticada red de espionaje orwelliana que llama “el submarino” mientras conversa con su particular monstruo de Frankenstein, Yoshiko, que al igual que la creación de Mary Shelley, cobra vida propia convirtiéndose paradójicamente en el ser más “humano” de una notable historia que me ha producido la misma desazón que experimenté con la película “Flores rotas”, donde la soledad y el vacío penetran en el estado de ánimo del lector.
Artículos relacionados:
Comentarios
comments powered by Disqus
 
< Anterior   Siguiente >
Clic para desplegar
Abrir reproductor en Pop-Up

Box Sept.2012 / by Herminio Afonso Live Mix At Promodiscopy Music
Webs recomendadas
Acceso usuarios





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
elojocritico.net se edita en Jaén (España, UE). C/ Callejuelas Altas, 34. 23100 Mancha Real (JAÉN) 
Teléfono para cualquier consulta o duda: 678 522 780 | Fax: 953 35 09 92 | Potenciado por Joomla | Diseño: MRDIGITAL93.com
Sobre elojocritico.net
Boletín de actualizaciones
Redes sociales
Última actualización: 26 / 02 / 2016