Volver a la portada
   
 
AVISO Usted navega por una versión antigua del web. Click para acceder a elojocritico.net
   
Navegación:   Portada arrow Literatura arrow Reseñas arrow Emmanuel Carrère: Limónov
Emmanuel Carrère: Limónov
  • Currently 2.9/5 Stars.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Media: 2.9/5 (2286 votos totales)
Versión para imprimir y conversión a PDF
sábado, 30 de marzo de 2013
Por PEDRO GALIANO
Añadir comentarioComentar Texto:
DESDE QUE se inventó aquello del “Nuevo Periodismo”, los relatos novelados que se sustentan en hechos reales, como es el caso de esta absorbente biografía, han sido terreno fértil de textos que, aparte de cumplir con su inherente función de observar la realidad y diseccionar los entresijos de la historia, tienen el valor añadido de ser estéticamente valiosos, además de entretenidos.

foto
Autores: Emmanuel Carrère
Título: Limónov
Traducción: Jaime Zulaika
Editorial:
Anagrama
400 páginas, 20 euros
Sin duda uno de mis géneros literarios favoritos en cuyo pequeño panteón imaginario, que preside Truman Capote, acabo de buscar acomodo a Emmanuel Carrère como flamante nuevo inquilino por obra y gracia de “Limónov”, galardonada con el prestigioso Premio Renadout.

Sin que en ningún momento logre deshacerse del complejo de intelectual “bobo”, que dicen los franceses, (algo así como un pequeño burgués), o quizás sirviéndose de este contraste que no oculta - sino que hace patente cada vez que la ocasión lo permite - como motor del libro, Carrére muestra la fascinación, y también el desagrado, que le provoca el singular protagonista. Todo sin perder nunca el tono objetivo y a una prudente distancia intelectual.

Las razones de esta preventiva barricada mental están en el poder de seducción que ejerce la figura de Eduard Veniamínovich Savenko (1943), alias Limónov (juego de palabras que evoca la acidez del limón y la explosividad de un cóctel molotov), cuya ambivalencia ideológica, cuando no pura contradicción, Carrère consigue dar sentido a través de un adictivo relato sobre su apasionante vida. Para entender al personaje, hay que imaginarse como fue su infancia en las duras calles de la ciudad industrial de Járkov (Ucrania), donde la alargada sombra de Stalin era más opresiva que la que formaban los desangelados cubos de hormigón que dominaban el gris paisaje. Pequeño delincuente en potencia, Limónov siempre se sintió señalado para grandes metas. La poesía, entendida como vehículo de expresión y lucha, tal y como se puede explicar el “rap” en el contexto de los suburbios de las ciudades de Estados Unidos, está presente entre los jóvenes, y él la practica con tal fruición y buen tino, que pronto destaca como joven malhechor del verso. Ya en Moscú, se hace un nombre en el “underground”. Aunque finalmente, hastiado y sin alicientes, emigra de la Unión Soviética para convertirse en un disidente sui géneris en Nueva York, donde ejerció de sirviente en casa de un millonario y fue inicialmente adoptado como exótica mascota por la diletante “izquierda exquisita” que tan bien describió Tom Wolfe. Mientras el rechazo de las editoriales frustraba sus delirios de grandeza, su rebeldía o mala cabeza, como prefieran, le llevó a perder el favor de sus caprichosos protectores para, en la práctica, terminar viviendo en la indigencia por las calles de Manhattan. Perseverante como pocos, un golpe de suerte le permite reciclar el fracaso, de forma que logra que su novela “Soy yo, Édichka” sea publicada con relativo éxito en París, su siguiente destino junto a la que será su esposa, la cantante y escritora Natalia Medvédeva, una ninfómana alcohólica cuya errática trayectoria merecería un capítulo aparte. Pero su idilio con el éxito como “enfant” terrible de los círculos intelectuales franceses contraculturales duraría apenas un suspiro a causa de su implicación activa en la guerra de los Balcanes, donde se dejó filmar disparando una ametralladora en un polémico documental de la BBC, en el que también aparece junto al angelito de Radovan Karadžić. El regreso a la recién estrenada federación rusa para crear un partido nostálgico del comunismo que coquetea a partes iguales con la ideología bolchevique y el fascismo, su posterior encarcelamiento por cargos de terrorismo en una suerte de nuevo gulag debido a su oposición al implacable Putin y su terca perseverancia en ser el enemigo público número uno del país, son indicativos de la pasta de la que está hecho este héroe quijotesco con tintes de pícaro buscavidas y magnetismo de estrella del rock.

El estilo directo y pedagógico empleado para explicar los acontecimientos que ponen en contexto las andanzas de Limónov y la rica galería de secundarios que contextualizan el relato de su aventurero periplo vital, son los principales aciertos de una obra donde se aprende más sobre la descomposición de la antigua Unión Soviética que con cualquier sesudo tratado de historia. Deslumbrante, odioso, narcisista, inverosímil, de una “honestidad patológica”, la figura del ucraniano errante es un acicate para que Carrére exhiba una sincera introspección en forma de paralela autobiografía, pues las vidas y el talante de ambos no pueden ser más dispares. Un contraste que se hará patente en la lucha interna del autor sobre la idoneidad de su empresa, dudas que, al fin y a la postre, humanizan el relato dotándolo de un atractivo especial.
Artículos relacionados:
Comentarios
comments powered by Disqus
 
< Anterior   Siguiente >
Clic para desplegar
Abrir reproductor en Pop-Up

Box Sept.2012 / by Herminio Afonso Live Mix At Promodiscopy Music
Webs recomendadas
Acceso usuarios





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
elojocritico.net se edita en Jaén (España, UE). C/ Callejuelas Altas, 34. 23100 Mancha Real (JAÉN) 
Teléfono para cualquier consulta o duda: 678 522 780 | Fax: 953 35 09 92 | Potenciado por Joomla | Diseño: MRDIGITAL93.com
Sobre elojocritico.net
Boletín de actualizaciones
Redes sociales
Última actualización: 26 / 02 / 2016