Volver a la portada
   
 
AVISO Usted navega por una versión antigua del web. Click para acceder a elojocritico.net
   
Navegación:   Portada arrow Literatura arrow Reseñas arrow José Manuel Lechado: La Movida y no sólo madrileña
José Manuel Lechado: La Movida y no sólo madrileña
  • Currently 2.9/5 Stars.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Media: 2.9/5 (1447 votos totales)
Versión para imprimir y conversión a PDF
sábado, 15 de junio de 2013
Por PEDRO GALIANO
Añadir comentarioComentar Texto:
EN UN momento en el que el edificio ideológico de la Transición, tan cuidadosamente construido durante décadas, no es más que un ruinoso decorado de cartón piedra, es lógico que uno los pilares sobre los que se cimentó su discurso oficial a nivel cultural y social, La Movida, sea cuestionado abiertamente después de años de constantes panegíricos e idealizaciones más o menos interesadas.

foto
Autor: José Manuel Lechado
Título: La Movida y no sólo madrileña
Prólogo: Germán Coppini
Editorial: Sílex Ediciones
248 páginas, 19 euros
En este sentido, “La Movida, y no sólo madrileña”, es un libro que alguien tenía que hacer, y a ser posible, que ese alguien no estuviera contaminado (en primer lugar por edad y me atrevería a decir que también por gustos personales y afinidades estéticas) de aquella épica del “yo estuve allí” (tengo curiosidad por saber cuál era el aforo real de la Rock-Ola). Prologado por un “outsider” del manido fenómeno contracultural como Coppini e impregnado, para lo bueno y para lo malo, de un espíritu tan “indignado” como un artículo de Vinçent Navarro, el libro democratiza la marca “Movida” rompiendo con el discurso mitológico que gira en torno a un “grupo iniciático” muy definido, cuyos protagonistas todos nos sabemos de memoria. Lechado viene a decir que, cada uno, desde su entorno social y posibilidades económicas, vivió su propia “movida”. Para el autor, los denostados heavys de extrarradio son tan importantes en esta historia como los “héroes” oficiales que se daban cita en “Casa Costus”; el talento de los que se encumbraron con el reconocimiento general era más que relativo y la “movida” no fue, ni mucho menos, exclusiva de la capital del reino. Razones estas por las que me temo que el libro, editado a contracorriente por Sílex, esté condenado de antemano a la crítica feroz, en el mejor de los casos, cuando no al simple ninguneo. Práctica que, por cierto, era muy habitual en una escena en la que los egos sobredimensionados y las veleidades artísticas inopinadas marcaban la pauta.

En descargo del autor, hay que decir que no se limita a hacer de aguafiestas impregnando el texto de cierto tufillo a rencor de clase. Conviniendo con él en que es cierto que buscavidas, pelafustanes, farsantes, pintamonas, parásitos, diletantes, oportunistas y figurones varios hubo por un tubo, rimando en cheli, no podemos estar más de acuerdo con la descripción que se hace en el libro del “marketiniano” movimiento juvenil como una explosión de alegría y colorido que justificó de sobras todos sus pecadillos veniales. Una supernova gaseosa y fugaz que, como acertadamente insiste Lechado, no se limitó a la música, sino que abarcó todos los ámbitos artísticos y medios de expresión posibles. Fanzines, sellos independientes, graffitis, radios libres, tribus urbanas, moda, pintura, fotografía y artes plásticas, brotaron como setas en medio de un “totum revolutum” creativo donde el verdadero talento convivía con el voluntarismo amateur y la impostura más descarada. Sin embargo, la pretensión de abarcar el máximo de referentes culturales, parientes lejanos y todo tipo de “movidas” colaterales, traiciona al autor, que termina metiendo con calzador a Triana, el sonido “layetano” y hasta a el mismísimo Labordeta en unas páginas que, por momentos, adolecen de bagaje pop y sensibilidad nuevaolera.

Siguiendo la línea argumental del libro que menos discusión tiene, como si de un eslogan más del desarrollismo se tratara, “La Movida” fue etiquetada y envasada al vacío por políticos avispados con la connivencia de los artistas bandera del movimiento para terminar siendo una marca registrada de cara al turismo que sólo reivindican los nostálgicos y vividores de las rentas. Un razonamiento que no es novedoso, pero que aquí aparece expuesto sin ningún tipo de tapujos. Por desgracia, el desarrollo de este enfoque sociológico y sobre todo político, lleva a Lechado a la deriva en un epílogo donde, en un tono un tanto apocalíptico, se marca un pequeño discurso en el que engarza las predicciones del calendario maya con el 15-M.

Como una vez dijo el grimoso ex alcalde popular Álvarez del Manzano en su afán por recuperar la poca caspa perdida en los ochenta a base de cofradías religiosas y rancios pasacalles: “de la movida no queda nada”. Puede que sí, o puede que no. O puede que sólo algunos libros como este.
Artículos relacionados:
Comentarios
comments powered by Disqus
 
< Anterior   Siguiente >
Clic para desplegar
Abrir reproductor en Pop-Up

Box Sept.2012 / by Herminio Afonso Live Mix At Promodiscopy Music
Webs recomendadas
Acceso usuarios





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
elojocritico.net se edita en Jaén (España, UE). C/ Callejuelas Altas, 34. 23100 Mancha Real (JAÉN) 
Teléfono para cualquier consulta o duda: 678 522 780 | Fax: 953 35 09 92 | Potenciado por Joomla | Diseño: MRDIGITAL93.com
Sobre elojocritico.net
Boletín de actualizaciones
Redes sociales
Última actualización: 26 / 02 / 2016