Volver a la portada
   
 
AVISO Usted navega por una versión antigua del web. Click para acceder a elojocritico.net
   
Navegación:   Portada arrow Cine arrow Festivales arrow Atracón de buen cine de terror en la V Muestra de Cine Fantástico
Atracón de buen cine de terror en la V Muestra de Cine Fantástico
  • Currently 3.0/5 Stars.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Media: 3.0/5 (2515 votos totales)
Versión para imprimir y conversión a PDF
martes, 25 de marzo de 2008
Por GABRIEL DEL VALLE Y MATÍAS COBO

Reportaje fotográfico: elojocritico.net


Exterior de los cines Palafox.
Ampliar foto

Dentro del selecto grupo de festivales nacionales de cine fantástico, con referencias internacionales como el de Sitges o la Semana de terror de Donostia, la madrileña Muestra de Cine Fantástico del canal Sci Fi comienza a granjearse una interesante andadura tras su quinto año alcanzado en la edición que se celebró a comienzos de marzo en los cines Palafox. Una ocasión única para todo cinéfilo de adelantarse a venideras cintas de los géneros de terror, fantástico o animación, de disfrutarlas en versión original y de hacerlo en un animado ambiente por un precio de lo más asequible. Algunas de las películas exhibidas puede que tarden en llegar a las salas comerciales y otras, incluso, es probable que ni sean distribuidas y sólo sea posible ‘repescarlas’ en la Red o adquiriéndolas en portales especializados. Sin ir más lejos, la cinta de animación danesa Princess (ver crítica en elojocritico.net), una de las más gratas sorpresas del festival del año pasado, sólo se pudo ver en los Palafox durante su pase festivalero, ya que careció de posterior distribución nacional alguna.

 Conocidos visitantes se dejaron ver por la muestra.
Ampliar foto
La edición de este año fue patrocinada por SEGA, empresa creadora, entre otras videoconsolas, de la mítica Mega Drive, consola de 16 bits pionera por alcanzar una calidad equiparable a las máquinas recreativas de su época. En los intermedios de las diferentes sesiones se anunciaba el lanzamiento de sus dos próximos videojuegos estrella: Viking y Condemned 2; éste último lo pudieron probar, en una sala de los Palafox especialmente habilitada, todos los espectadores que adquirieron una entrada para cualquiera de las sesiones del festival.

Al igual que en la pasada edición, la muestra fue presentada por la actriz Leticia Dolera, quien supo transmitir simpatía al tiempo que lidiaba con el bullicioso público.

 Las colas fueron una constante entre pase y pase, dado el lleno que hubo en casi todas las sesiones.
Ampliar foto
Si el año pasado los filmes más destacados procedieron de una animación de variopinto origen internacional (Dinamarca, Francia y Japón), en esta ocasión se ha hecho una decidida apuesta por las cintas de terror, de modo que el nivel del evento en este imprescindible apartado se ha elevado notablemente respecto a la edición de 2007, cuando se exhibió una ramplona selección de terror de saldo que no acabó de colmar las expectativas del público.

Así, las variadas cintas de terror proyectadas este año han ofrecido una impagable colección de escenas gore aderezadas con chistes geniales, guiones y diálogos de lo más sarcásticos y ácidos personajes que encajaban al dedillo en propuestas cuyo denominador común, en general, fue el de destilar un fino humor negro. Contemplado el festival en su conjunto, uno podría pensar que el programador de la cita fue el genial Peter Jackson en sus mozos años de terror-gore.

A continuación, haremos un breve repaso de algunas de las cintas proyectadas:

El diario de los Muertos (George A. Romero, 2007)

(Por G. del V.).- Romero nos vuelve a obsequiar con los zombies, en esta ocasión hace uso del método documental y cámara en mano que tanto juego ha dado últimamente (Rec, Cloverfield). Pero un maestro como Romero supera a las anteriores mencionadas en lo que se refiere a realización y utilización de este método. Es más, le sirve como análisis del mundo actual, de cómo nos afecta la información, Internet, la posibilidad de subirlo todo a la red. En sus anteriores filmes los zombies eran una excusa para hacer crítica social, de cómo la auténtica naturaleza del ser humano aparece en situaciones extremas: al rascar el barniz de la civilización salen los perversos instintos que todos llevamos dentro. Ahora Romero se centra en la necesidad de las personas por la información. La curiosidad innata combinada con la tecnología, que ofrece la posibilidad de enseñar lo que sea al resto del mundo. Su protagonista pase lo que pase, muera quien muera, incluso sometido a las más horribles situaciones, no puede dejar de grabar para dejar testimonio de lo ocurrido, haciendo bueno el axioma de “cuando nos paramos al ver un accidente en la carretera, nunca es para ayudar, sino para observar lo que ha sucedido”. Pero que todo el mundo respire tranquilo, Romero sabe cómo meter sangre y situaciones cómicas para dar momentos de respiro y que no resulte un tostón moralista.

(Por M. C.).- Romero, maestro de maestros en las historias de muertos vivientes, vuelve en plena forma con un argumento muy pegado a nuestro tiempo. Echando mano del generalizado recurso de la cámara en mano, Romero ironiza sobre las supuestas bondades de un mundo interconectado capaz de aportar, al instante, una arrolladora cantidad de imágenes de cualquier hecho ocurrido en el punto más recóndito del planeta. También lanza un dardo a esta sociedad sobresaturada de información e imágenes. De tan habituada al bombardeo cotidiano de imágenes sorprendentes y aterradoras, ésta pueda llegar a presenciar impasible su autodestrucción al no dar crédito a una terrorífica infección contagiosa que amenaza con acabar con la especie humana. Con un reparto desconocido y una estética condicionada por la óptica subjetiva de la cámara en mano, Romero ofrece una historia breve y concisa que se ajusta a la perfección a su contenido metraje. Depara momentos de desternillante humor (la secuencia del amish es brillante), algún plano de gran estética metafórica y una reflexión final muy ‘marca de la casa’. Las historias de zombies siempre las emplea Romero para hacer segundas lecturas de la condición humana; como apunta mi compañero Gabriel, Romero rastrea en esta ocasión esa innata curiosidad morbosa del hombre que le hace incapaz de dejar de mirar una escena por muy grotesca o dantesca que sea ésta.

 La niebla (Frank Darabont, 2007)

(Por G. del V.).- Lo primero de todo: no confundir esta película con la del mítico John Carpenter. La Niebla (2007) está basada en un relato de Stephen King y dirigida por Frank Darabont, no es especialmente conocido en España pero eso no le impide ser uno de los mejores directores. Darabont ya tiene experiencia en llevar a la pantalla libros de Stephen King como Cadena Perpetua o La Milla Verde y con un resultado excelente. Uno esperaría, por lo que se ve en el trailer, el típico producto palomitero, pero el resultado final es bastante superior a la media. Darabont toma el relevo a Romero en lo anteriormente mencionado: la transformaciones psicológicas que experimentan las personas en situaciones de crisis, “pon a dos seres humanos en una sola habitación y empezarán a pensar en matarse el uno al otro, es por eso por lo que existe la política y la religión”. Monstruos de otra dimensión, varias personas atrapadas en un supermercado y una fanática religiosa se combinan para hacernos pensar lo siguiente: que puedes estar más seguro entre sanguinarios bichos espaciales que rodeado de una muchedumbre de tus propios semejantes.

 The Signal (David Bruckner, Dan Bush y Jacob Gentry, 2007)

(Por G. del V.).- Y frente a directores curtidos como Romero o Darabont nos llegan tres “novatos”. Tres directores: David Bruckner, Dan Bush y Jacob Gentry han decidido dividir The Signal en tres actos, dirigiendo una parte cada uno. Esta vez no son zombies ni monstruos, sino personas dominadas por una locura contagiosa, pero no una locura desatada como la de 28 Días después, se trata de auténticos esquizofrénicos que darán lugar a las más delirantes, cómicas y violentas situaciones que nadie pueda imaginar. Mi acto favorito es el segundo, cuando un loco logra infiltrarse en una fiesta de cumpleaños antes de que lleguen los invitados y, haciéndose pasar por cuerdo, intenta convencer a los ocupantes sobre la necesidad de ir matando a todos los asistentes que vayan llegando.

(Por M. C.).- Los tres codirectores de The Signal, debutantes en un largo, han aportado cada uno su particular cadencia y estilo a este filme parcelado claramente en tres episodios. La primera parte sitúa el origen de la historia en una extraña frecuencia televisiva capaz de perturbar gravemente el comportamiento humano —agudizando lo peor de cada uno— a quien sea captado/cautivado por la misma. Una esposa infiel deja la cama de su amante y regresa con su celoso marido. La frecuencia comienza a emitirse en los aparatos de televisión encendidos y a mutar el comportamiento de quienes se vean expuestos a aquélla. A su regreso, su marido se ve expuesto a la señal y su paranoia comienza con un acto de violencia que, como si de un efecto dominó se tratase, irá multiplicándose por la planta de su edificio, las casas colindantes de su barrio y, al final, por el resto de la ciudad. A los ojos de unos ciudadanos aterrados por la ola de salvajismo, cualquiera que se les cruce por la calle puede ser un potencial agresor al que eliminar antes de ser eliminado. La idea es simple: matar al otro para curarse en salud. Así, quien se tenía por un hombre sensato y pacífico puede convertirse de súbito, por mor de su patológico miedo, en un asesino implacable. El segundo episodio del filme, el más cómico y brillante, convierte la recepción de los invitados a una fiesta de cumpleaños en una revisión ‘gore’ del episodio del camarote de los hermanos Marx. Por último, el tercer episodio se pierde en un final un tanto rebuscado y se erige en el corolario sangriento del relato.


Aunque los filmes mencionados están ambientados en el fin de la civilización, donde los protagonistas tienen que luchar por su supervivencia, no resulta para nada repetitivo. Cada película es muy diferente y tiene su propio estilo. El diario de los muertos sería el mundo de la información, La Niebla, el fanatismo religioso, y The Signal, la locura. Todas comparten escenas llenas de sangre que alcanzan el gore, pero lejos de ser desagradables llegan a producir una sonrisa cómplice, e incluso, abiertas carcajadas. Y es que no hay nada mejor que el cine como medio de escape.

CINE  ORIENTAL (por G. del V.)
También estuvo muy presente el humor, pero con un tono mucho más amable, en Gran hombre del Japón y en el último trabajo de Park Chan-Wook, Soy un cyborg.

 Soy un cyborg (Park Chan-Wook, 2006).

Park Chan-Wook ha sentado cátedra en el tema de la violencia con su famosa trilogía: Sympathy for Mr Vengeance, Sympathy for Lady Vengeance y Old Boy. Harto de esta temática, este director coreano ha dado un giro de 180 grados para centrarse en una comedia en la que personajes entrañables y tontorrones conviven en un sanatorio. La característica locura de cada paciente se mezcla con el humor dando lugar a situaciones surrealistas.






 
 Gran hombre del Japón (Hitoshi Matsumoto, 2007)

Un homenaje a las luchas de monstruos gigantes que tanto han caracterizado el cine japonés. Un superhéroe cansado y hastiado intenta sobrevivir en un difícil empleo: proteger Japón. Rodado en tono documental relata la historia de una tradición familiar, de padre a hijo, en la que se toma el relevo de aumentar de tamaño para poder luchar contra los enemigos que asolan el país. Su protagonista, más humano y frágil de lo que es la típica imagen de un superhéroe, deberá hacer frente no sólo a los villanos sino también a una separación, a las críticas de la gente e incluso a la necesidad de encontrar sponsors. Sin duda, la película más original del festival.

Artículos relacionados:
Comentarios
comments powered by Disqus
 
< Anterior   Siguiente >
Clic para desplegar
Abrir reproductor en Pop-Up

Box Sept.2012 / by Herminio Afonso Live Mix At Promodiscopy Music
Webs recomendadas
Acceso usuarios





¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
elojocritico.net se edita en Jaén (España, UE). C/ Callejuelas Altas, 34. 23100 Mancha Real (JAÉN) 
Teléfono para cualquier consulta o duda: 678 522 780 | Fax: 953 35 09 92 | Potenciado por Joomla | Diseño: MRDIGITAL93.com
Sobre elojocritico.net
Boletín de actualizaciones
Redes sociales
Última actualización: 26 / 02 / 2016